6 feb. 2013

Los hijos de las "celebrities"

Todos sabemos que las cebrities están dispuestas a cualquier cosa con tal de diferenciarse del resto del mundo. Basta con empezar por la elección poco convencional, y a veces ridícula, del nombre del bebé. Demasiado originalidad, ¿no mataría la propia originalidad? Algunos han optado por un registro afrutado y botánico: Apple (manzana) es la primera hija de Gwyneth Paltrow, Violet es la hija de Jennifer Garner o Lily Rose, la hija mayor de la pareja Paradis-Depp... Otros han optado por rendir homenaje a grandes mitos: Elvis, hijo de los Guetta, Bluebell Madonna, la hija de Geri Halliwell, Zion, el hijo de Lauryn Hill, Dalí para el hijo de Fher olvera (vocalista de Maná). Algunos han querido resaltar un país o un barrio: Ireland (la hija única de Kim Basinger y Alec Baldwin) o Brooklyn (el matrimonio Beckham). Ashlee Simpson y Pete Wentz, no han dudado en llamar a su pequeño: ¡Bronx Mowgli! Se ve también que ambos son fans de ¡El libro de la selva! En el 2001, Madonna revelaba que el guardaropa de su hija Lourdes, entonces tenía 4 años, ¡le había costadocerca de 55 000 euros! Y no nos extraña cuando veíamos a la pequeña vestida con creaciones en miniatura ¡de Versace y Gaultier! Y la jovencita no es la primera hija de celebrity en haber caído en las redes de la moda a una edad tan temprana. Recién salida de la clínica de maternidad, Suri Cruise fue vista y estudiada por los expertos en moda e incluso imitada por miles de niñas pequeñas en el mundo. Hay que decir que sus looks detallados, perfectos y costosos desconciertan a más de una. Todavía nos acordamos del escándalo que dio la vuelta al mundo entero cuando se la vio con 3 años, llevar zapatos plateados de tacón. Katie Holmes fue acusada de utilizar a su hija como perchero de las marcas más prestigiosas en detrimento del bienestar ortopédico de su hija. Hoy, cuando una quiere organizar el cumpleaños de su retoño, hay una gran competencia y ¡hay que estar a la altura! Pero ¿a la altura de quién? De las celebrities, evidentemente. Las fiestas de cumpleaños de sus hijos parecen más bien una gran producción de Hollywood. No había nada que estuviera a la altura para celebrar los dos años de la pequeña Suri. Por ello, los Cruise se gastaron más de 70 000 euros en la fiesta. Y no una fiesta cualquiera, sino una fiesta «en el país de las mariposas» con los caterings y los decoradores más conocidos de Beverly Hills. Con motivo de los 4 años del hijo de Gwen Stefani: un castillo hinchable, un maquillador, un experto en globos, hombres disfrazados en super héroes, una fuente de limonada, un puesto de algodones de zúcar... ¿La factura para 100 invitados? 10 000 euros. La pequeña Apple, hija de la pareja Paltrow-Martin prefirió una fiesta de cumpleaños ligada más a la "naturaleza" y pidió un zoo a domicilio con un poney, cabras, una tarántula, hamsters, turones, ¡e incluso un dragón barbudo! ¿Y si el exceso fuera la temática real de estas fiestas de cumpleaños? Aún cuando todavía no habñia nacido, ¡Scout Larue Willis salió en portada en la prestigiosa revista Vanity Fair! Embarazada de 7 mois, su madre Demi Moore luce desnuda y desvela su vientre en la portada de la revista americana. ¡La futura recién nacida será el bebé del escándalo en una América puritana de los años 90! Sin haber pedido nada, los hijos de las celebrities son el blanco de los paparazzis. Los mínimos gestos y actos son examinados, comentados, y el público proyecta en ellos un gran éxito. ¿Son realmente tan guapos, tan inteligentes y talentosos, o a veces incluso tan extraños como sus célebres padres? La llegada de la pequeña Shiloh Jolie-Pitt fue incluso considerada por muchos medios como «el nacimiento más esperado desde Jesucristo». ¡Nada más y nada menos! También nos acordamos de las imágenes de los hijos de Michael Jackson, obligados a preotegerse con máscaras o con mantas para evitar los flashes de los fotógrafos cada vez que salían a la calle. Y también de las imágenes de los hijos de Britney Spears,atemorizados por la horda de periodistas instalados las 24 horas frente a su casa. ¡Cuánta presión! ¿Un nombre célebre y una notoriedad heredada constituyen un pasaporte para el éxito profesional, o más bien un freno u obstáculo si se quiere seguir el mismo camino que papá y/o mamá? SÍ: No hay más que observar los numerosos «hijos e hijas de», convertidos en grandes, que ocupan hoy, toman la delantera en la escena, por lo que se podría pensar que es una auténtica ventaja. Prueba de ello: el éxito artístico de Vincent Cassel (hijo del actor Jean-Pierre Cassel), Gwyneth Paltrow (hija del productor Bruce Paltrow y de la actriz Blythe), Angelina Jolie (hija del actor Jon Voight), Jennifer Aniston (hija del actor del serial Los días de nuestra vida, John Aniston), Sean Lennon (hijo de Yoko Ono y de John Lennon)... ¡Algunos incluso han logrado estar por encima del éxito parental! NO: No todos han tenido la misma suerte ni el mismo talento. Tras una tentativa en el cine, Cameron Douglas, hijo y nieto de Michael y Kirk Douglas, fue condenado, el año pasado, a 5 años de cárcel por consumo y tráfico de droga. Charlie Sheen, hijo de Martin Sheen, no levanta cabeza. Charlie Sheen no levanta cabeza. Después de haber sido despedido de la serie Dos Hombres y Medio, el actor decidió montar su propio espectáculo y girar por 20 ciudades de Estados Unidos, pero en su estreno no tuvo más que abucheos. Charlie Sheen en estado puro. Por lo tanto, no hay nada asegurado a pesar de tener un patrimonio genético célebre. Así que deseemos a Willow Smith, la hija cantante de Will Smith y Jada Pinkett Smith todo el éxito que se merece. Con solo 10 años, la pequeña acaba de lanzar en su carrera como cantante. Fuente: enfemenino

Los hijos de las "celebrities"SocialTwist Tell-a-Friend

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Deja tu comentario, te respondere a la mayor brevedad posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...