13 dic. 2009

Política proteccionista

Fue Abraham Lincoln, adalid de la libertad y la democracia en el siglo XVIII, el que acuñó una conocida frase para la posteridad: “Cuando compro una chaqueta de Inglaterra, yo me quedo con la chaqueta e Inglaterra con el dinero, mientras que si la compro en Estados Unidos, yo me quedo con la chaqueta y Estados Unidos con el dinero”. Su parecer ultranacionalista reflejaba el precedente de la conciencia de pueblo y comunidad que derivaría en muchas guerras civiles y cruentos conflictos entre naciones durante todo el siglo XIX y buena parte del XX. Sin embargo, cuando las condiciones económicas se vuelven muy negativas y la austeridad parece erigirse como algo común a la hora de definir la actividad económica, el proteccionismo vuelve a florecer como una epidemia entre muchos sectores de la opinión pública. Ya sucedió con la Gran Depresión de los años treinta, con las dos crisis del petróleo y sí, también cuando el crack de las puntocom llevó el pánico a los mercados hace ahora una década. ¿Está amenazando con volver de nuevo ahora que la crisis mundial comienza a ser comparable a la que acabó con los felices años veinte? ¿Y en qué afecta eso a nuestras opciones de inversión? Así puede variar el proteccionismo la extensión y duración de la crisis… y, por qué no, quizá podamos aprovecharla para beneficiarnos nosotros mismos.

En inglés proteccionism. Sistema de política comercial e industrial que establece el Gobierno, contrario al libre cambio, el cual procura la defensa de la producción nacional frente a la concurrencia extranjera. Éste puede tener varias formas.
Es una política económica cuyo objetivo es promover el desarrollo de ciertos sectores de la industria nacional. Con este fin se utilizan diversos mecanismos tales como la política comercial, la política tributaria y otras.

La herramienta fundamental es la política comercial, que consiste en el establecimiento de altos aranceles de importación para aquellos bienes que se desea se produzcan internamente, o cualquier tipo de prohibiciones o restricciones cuantitativas a las importaciones de dichos bienes.

También se pueden establecer sistemas de tipos de cambios diferenciados, más altos para los bienes cuyas importaciones se pretende restringir. La política proteccionista puede adoptar medidas de orden interno, como aplicar impuestos más bajos a la producción de aquellos bienes que se desea fomentar, favorecerla con subsidios o de cualquier otra forma. El grado extremo de proteccionismo se tiene en aquellas economías que pretenden llegar a la autarquía.

El proteccionismo tiene sus orígenes en el mercantilismo y actualmente se basa en dos argumentos. Uno se refiere a la protección que se debe conferir a la industria naciente, hasta que alcance niveles de eficiencia que le permitan competir con los productos extranjeros, y el otro a la supuesta tendencia secular al deterioro de los términos de intercambio de los países en desarrollo, en que los precios de los productos manufacturados que importan suben más que los precios de sus exportaciones, viéndose obligados a desarrollar industrias para sustituir las importaciones de bienes manufacturados.

Otras razones argumentadas para defender políticas proteccionistas pueden ser la existencia de dumping y la necesidad de fomentar el desarrollo de sectores claves para la seguridad nacional.

Fuente: pizarraeconómica

Política proteccionistaSocialTwist Tell-a-Friend

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Deja tu comentario, te respondere a la mayor brevedad posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...